Opinión (fundamentada) sobre el comunicado emitido por El Partido Feminista de España

Hoy por la mañana se ha hecho público un comunicado que el Partido Feminista de España (PFE) ha aprobado en el que se ha atacado directamente al lobby gay, el discurso queer y, lo que es muchísimo peor, a una niña trans de 8 años. Imágenes y bibliografía abajo ⬇⬇⬇

Vamos por partes:

Según el Partido Feminista de España el discurso queer tiene una relación directa con 'la legalización de los vientres de alquiler', 'la aceptación de que los menores que se declaren transexuales puedan proceder a tratamientos médicos y quirúrgicos para cambiar de sexo' y 'la invisibilización de la mujer como categoría'. Además lo equipara con el discurso del lobby gay y transexual (término con el que invisibiliza la presencia de las mujeres cisgénero en el colectivo LGTBIQ+) y lo tacha abiertamente de discurso neoliberalista. 

Para comenzar, considero imprescindible remarcar que, como dice Bernini (2017), "el activismo queer y el pensamiento queer se diferencian del activismo y del pensamiento lésbico, gay y transexual mainstream en que denuncian, por un lado, que los movimientos y las comunidades de las minorías sexuales también producen en su seno modelos normativos, mecanismos de exclusión y órdenes jerárquicos y, por el otro, que la integración de las minorías sexuales en las sociedades neoliberales amenaza con realizarse a expensas de otras subjetividades." 

Es necesario resaltar aquí que, además de esto, las teorías queer, como los feminismos, son diversas y no es lo mismo una teoría queer antisocial que una freudomarxista o constructivista. Que estamos mezclando peras con manzanas. 

Por otro lado, en cuanto a los vientres de alquiler considero necesario rescatar un párrafo del libro La carne y la metáfora del teórico queer Gerard Coll-Planas, en el que afirma que "cuando lo queer se define por oposición a lo establecido, sin poner límites y matices, nos encontramos que planteamientos supuestamente subversivos nos dejan sin herramientas para combatir determinadas formas de opresión sexual". Es por tanto necesario volver a resaltar que no todas las personas que escribimos sobre teoría queer pensamos igual sobre los mismos temas.

En relación con este tema me gustaría mencionar también ejemplos como el de mi amiga y compañera de asociación Jon Rodriguez que, desde su identidad marica, ha escrito un artículo titulado Ética marica y madres de alquiler en el que critica tanto el alquiler de úteros como el neoliberalismo.

Del mismo modo, en cuanto a nuestro desmesurado interés por hormonar y operar niñxs no me queda otra que citar a dos grandes teóricos queer españoles que mantienen posturas que poco se asemejan a las que el PFE nos quiere hacer creer que defiende lo que denominan el discurso queer: Miquel Missé y Lucas Platero. 

El primero, muy crítico con la idea del cuerpo equivocado, opina que el discurso hegemónico (binario) acerca del género en las primeras etapas de la infancia puede ser problemático al asociar directamente la transexualidad a menores que no se identifican con el género asignado al nacer. Missé afirma que se puede tener una identidad no definida en la infancia porque se está explorando y tratando de entender el mundo binario que se habita y no tiene nada de negativo que exista esa fluidez (Borraz, 2019), que no deja de ser una muestra más de la diversidad humana.

El segundo, en su libro Trans*exualidades: acompañamiento, factores de salud y recursos educativos, afirma que "un niño que quiera jugar con un vestido no está diciendo que sea trans* ni que sea homosexual, es que quiere jugar con un vestido" (Platero, 2014). Creo que poco hay que comentar sobre como esta afirmación choca de frente con lo que el Partido Feminista Español mantiene que dice el discurso queer.

Las teorías queer forman parte de la filosofía crítica y como tal cuestionan y pueden y deben ser cuestionadas, pero creo que simplificar su discurso de esta manera con la única intención de emplearlas como arma arrojadiza sólo puede traer consecuencias sociales negativas.

Por otra parte, el PFE mantiene también que según el discurso queer 'no existen hombres y mujeres (lo que invisibilizaría la opresión de la mujer) sólo sujetos que pueden cambiar de una conducta y una apariencia masculina a otra femenina indistintamente' Al margen ya del debate sobre el sujeto del feminismo, que lo dejaremos para otro día, sólo puedo decir lo que afirman es categóricamente MENTIRA (así con mayúsculas). Que desde las teorías queer se cuestionen estas categorías, al igual que se cuestionan otras como transexualidad u homosexualidad, como constructos socioculturales no quiere decir que no existan. Enlazado con esto, me parece importante mencionar también a Gerard Coll-Planas (2010, 2012 citado en Coll-Planas y Missé 2015), que afirma que el hecho de que esas categorías sean construidas socialmente no implica que sean modificables a voluntad ya que al encontrarse tan enraizadas en la subjetividad del individuo (y de la sociedad) se reduce su margen de acción con respecto a las mismas. 

Por último, me gustaría reservar este último párrafo para recordarle a la señora Lidia Falcón y al Partido Feminista de España en su conjunto que las personas trans* más jóvenes que pueden usar su nombre elegido son un 65% menos propensas a los intentos de suicidio, presentan un 35% menos de ideas suicidas y experimentan un 71% menos de síntomas de depresión grave (Rusell, Pollith, Li y Grossman, 2018). Por favor, dejen de malgenerizar a la gente. Esa niña ha dejado claro que quiere que la traten en femenino, ¿quiénes son ustedes para negarle ese derecho?

Finalizo con una cita de Natalie Wynn que dice: 

"Querer negarle derechos a las personas trans porque quieres abolir el género es como querer negarle derechos a los inmigrantes porque quieres abolir las fronteras".






_________________________________

REFERENCIAS:

Bernini (2017). Las teorías queer: una introducción. Barcelona: EGALES

Borraz (2019). "No hay nada biológico en ser trans, como no hay nada biológico en ser hombre o mujer". Eldiario.es. Recuperado de: http://bit.ly/2rWFfNn

Coll-Planas, G. (2012). La carne y la metáfora. Barcelona: EGALES

Coll-Planas, G. y Missé, M. (2015). La identidad en disputa: conflictos alrededor de la construcción de la transexualidad. Papers, 100, 32-35. Doi: 10.5565/rev/papers.637 

Platero, L. (2014). Trans*exualidades: acompañamiento, factores de salud y recursos educativos. Barcelona: Edicións Bellaterra

Rodríguez, J. (2019). Ética marica y madres de alquiler. En Revolution now: lucha y resistencia LGTB. Barcelona: La Tija Edicions

Rusell, S., Pollitt, A., Li, G. y Grossman, A. (2018). Chosen name use is linked to reduced depressive symptoms, suicidal ideation and suicidal behaviour among transgender youth. Journal of Adolescent Health, 63, 503-505. Doi: 10.1016/j.jadohealth.2018.02.003


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cirugía y hormonas sí, pero sólo al servicio del heteropatriarcado